Menú

El entorno rural de la Raya, clave en la investigación europea del castaño

El entorno rural de la Raya, clave en la investigación europea del castaño

EL INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN AGRARIA Y VETERINARIA DE PORTUGAL CONSTRUYE UN CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE ESTE CULTIVO EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE MARVÃO

Una voz se impone sobre otras en un corrillo alrededor de un pequeño cultivo. El interés domina por encima de todo y se hace presente a través del silencio. Investigadores de la Universidad de Extremadura no han faltado a la cita, ni otros de Castilla León, Galicia e, incluso, América. Y no es para menos. Marvão acoge el primer centro de investigación alrededor de la castaña, y la primera sede rural del Instituto Nacional de Investigación Agraria y Veterinaria de Portugal.

“Este proyecto llega a la Raya extremeña-alentejana porque es una zona de castaños con recursos muy importantes que se deben valorizar, reinventar y conocer”. Así de preciso y concreto responde Rita Costa, investigadora del Instituto Nacional de Investigación Agraria y Veterinaria, al por qué instalar en el término municipal de Marvão, a tan solo 20 kilómetros de Valencia de Alcántara, el primer centro de investigación rural del castaño. Se trata de un proyecto financiado por el programa financiero europeo y comunitario Alentejo 2020, que pretende beneficiar a la zona transfronteriza. “De eso se trata, es el objetivo, ver un intercambio con España que puede ser importante para Extremadura”, asegura la investigadora.

Foto: Rayanos Magazine.

“Yo tengo en el campo un clon francés junto un clon español”, desvela Costa haciendo hincapié en el cultivo hispano. “No debe haber mucha diferencia entre el clon portugués y el español porque el clima es relativamente similar”, asevera. “Es más fácil que un clon criado en esta región se adapte a Extremadura que al norte de Portugal porque tiene muchas más similitudes”. De ahí que contar con este centro de investigación en las inmediaciones de la frontera sea una auténtica oportunidad para la comarca Sierra de San Pedro, por sus condiciones climatológicas y vegetativas para el cultivo y del castaño y, especialmente, como arma en la batalla contra la despoblación.

Foto: Rayanos Magazine.

Y es que uno de los aspectos más interesante de este proyecto es la ruralización de la investigación. “Es importante descentralizar, traer nuestras investigaciones del laboratorio al terreno. Así es como quiere Europa que trabajemos los investigadores”, anota la portuguesa al mismo tiempo que subraya la oferta de empleo que generará en la zona. Un territorio, tanto a un lado como a otro de la frontera, caracterizado por la desertificación, la fuga de cerebros y la carencia de una dinámica. “Ahora mismo aquí solo trabajan dos personas, pero la idea es hacer una colaboración con un vivero y aumentar la plantilla”. Detalla que cuando esto suceda, en un período relativamente corto de tiempo, las instalaciones requerirán de personal con formación media a través de un concurso abierto a todos los ciudadanos de la Unión Europea. “Es mi interés fomentar el carácter transfronterizo”.

Foto: Rayanos Magazine.

El problema de la tinta

Costa cuenta cómo la enfermedad conocida como tinta del castaño fue la primera piedra de estas instalaciones. Analizar el sistema de unos clones mejorados a la resistencia de esta plaga, importada desde Asia, fue el propósito de este proyecto Alentejo 2020, que se inició en 2016. “El objetivo inicial era hacer mapas genéticos e intentar identificar genes de resistencia a la tinta”, comenta.

Foto: Rayanos Magazine.

Habla de una enfermedad que, en forma de patógeno, ataca a la raíz del árbol afectando a la producción y que ha infectado al 80% del cultivo nacional en Portugal. Y especifica que lo ha hecho principalmente en la zona norte, donde se encuentran plantaciones montañosas, y que esta zona del Alentejo “es un área pequeña pero con recursos genéticos muy ricos”. Por ello, que se haya apostado por traer hasta aquí las plantas elaboradas en los laboratorios de Lisboa junto a polen importado desde China, ya que “los castaños chinos son resistentes a esta dolencia”. Una intransigencia que se justifica en la larga exposición al parásito. “Por tanto, utilizamos el polen de los castaños asiáticos y politizamos nuestras especies europeas en un entorno idóneo para el cultivo del castaño para, después, de los hijos que nazcan seleccionar los más resistentes y curar las raíces”.

En este sentido, la investigadora insiste una y otra vez en la naturalidad del proceso. “Son cruzamientos controlados”, subraya. “Es igual al que hace la naturaleza. Solo que el polen que vamos a poner es un polen de un individuo que nos interesa, de un castaño resistente, pero es un completamente igual al proceso natural”.

Foto: Rayanos Magazine.

Unas completas instalaciones

La investigadora recibe a los investigadores en una recepción donde puede verse alguna mesa de trabajo. Es la recepción de unas completas instalaciones que se extienden en algo más de un kilómetro de longitud. “Las plantas entran por aquel túnel provenientes del laboratorio”, precisa señalando una pequeña abertura de entrada. Justamente aquí comienza el proceso de aclimatación, que se desarrollará en una estufa de 500 metros totalmente automatizada y con capacidad para albergar 120.000 plantas al año.

Foto: Rayanos Magazine.

“La idea es comenzar con la mitad, con 60.000 unidades”, anota Costa asegurando que se duplicará lo antes posible con el objetivo de subsanar el déficit de plantación que se detecta en la zona. “Antes de 2020 podremos tener conclusiones pero no material suficiente para abastecer el mercado”. Un objetivo que confían conseguir sin necesidad de mirar al cielo, y es que las instalaciones del centro de investigación también poseen una zona de sombra donde resguardar las plantas del calor excesivo que atañe a esta altura de la Raya.

Por último, la investigadora muestra el amplio campo de ensayo con el que cuenta el centro, donde se estudian diferentes variedades de castaño. En esta línea sí existen diferencias, y es que mientras que España continúa mostrando interés por la madera de este árbol, Portugal se centra en su fruto. Disparidades que no afectan a la investigación de nuevas y mejores especies, nexo de unión científico de un lado y otro de la Raya.

Foto: Rayanos Magazine.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + trece =