Menú

El Magusto: 15 años haciendo vibrar a abuelos y niños

El Magusto: 15 años haciendo vibrar a abuelos y niños

CELTAS CORTOS VIAJA HASTA CARBAJO PARA CELEBRAR EL ANIVERSARIO ‘BONITO’ DEL FESTIVAL CELTA-FOLK DE LA RAYA

Felipe Barata, Laura Corchado y otros tantos jóvenes de Carbajo se embarcaron en un autobús cuyo billete permitía el acceso a un reconocido festival de Galicia. De allí trajeron algún que otro imán y la idea de organizar una muestra musical en su localidad. “Con lo que nos gusta a todos la música, por qué no hacer un festival en el pueblo”, se interrogó a sí mismo el presidente de la asociación cultural ‘El Magusto’. Fue hace justo 15 años, cuando germinó el Festival Celta-Folk que hace vibrar a abuelos y niños al son más tradicional.

“Si pensamos que con éste son 15 años y en los grupos tan importantes y reconocidos a nivel internacional que han pasado por aquí…” – declara la responsable de la gestión económica y de las redes sociales de ‘El Magusto’, Laura Corchado, dejando asomar la emoción -. “Nos parece mentira”. Y es que muchos los tacharon de locos cuando un grupo de amigos, congregados en una asociación cultural, decidieron montar un festival de música en Carbajo, un pequeño municipio que muy pocos situaban en el cuerno oeste de Extremadura. “Aquí no venía nunca nadie. No pilla de paso a ningún sitio”, anota Corchado. En tiempo pasado, porque ahora fieles y seguidores de la música celta y folk recorren cientos de kilómetros para disfrutar de uno de los carteles más esperados de este panorama musical.

Foto: Rayanos Magazine.

Una de las grades sorpresas de esta edición es la parada en Carbajo de Celtas Cortos. La  mítica banda castellana ha incluido El Magusto dentro de su gira de presentación de su último trabajo, ‘Energía Positiva’, pero no es la única. El cartel del 15 aniversario incluye dos bandas muy especiales para la organización, especialmente por su compromiso con la tradición cultural. “Mayalde organiza actividades en colegios y en los pueblos para enseñar esas raíces, e incluso se dedican a recuperar instrumentos tradicionales”, destaca la community manager. “Es el caso también de Galandum Galundaina, que también ofrecen muchos conciertos didácticos tanto en Portugal como fuera de Portugal” añade al mismo tiempo que subraya la implicación con el público de estos grupos. “También tendremos a Coetus, desde Barcelona, que ha recuperado temas de percusión tradicional con una música muy potente”.

A la joven le cuesta quedarse con alguna banda en concreto de los que formarán parte de su edición ‘bonita’, pero no duda en quedarse con la recuperación de lo tradicional como valor esencial de ‘El Magusto’. “De hecho, uno de los lemas del festival es luchar contra otras tradiciones anglosajonas como puede ser Halloween y reivindicar nuestras tradiciones”. Una postura que no está reñida con el enriquecimiento musical, y es que el festival de Carbajo apuesta por muy diferentes estilos musicales. “Hemos ido variando entre distintos tipos de música por conocer también la de otras zonas”.

Foto: Rayanos Magazine.

Un festival para todos los públicos

Una de las marcas de este festival es la reunión entre el pasado y el presente. De ahí que no extrañe encontrarse un plato de caldereta acompañado de un crêpe de postre, o el perfil estereotipado del seguidor de la música celta comentando la última actuación con una vecina con una toca por encima. Y es que si alguna peculiaridad posee ‘El Magusto’ es la de ser apto para todos los públicos. “Es lo que nos diferencia de los festivales que se hacen en la ciudad y que se reducen a las actuaciones musicales”, comenta Laura. “Al ser en el pueblo, quisimos reivindicar un carácter rural y más familiar: que la gente venga a escuchar música pero también a participar en las actividades paralelas, y que se sienten en el césped del campo del fútbol con sus niños y disfruten del ambiente”.

Foto: Rayanos Magazine.

En esa programación off de la que habla, destacan nuevas ediciones de rutas senderistas por el Parque Natural Tajo Internacional, exposiciones, talleres y hasta una gymkana medioambiental. También, un año más, la presencia lusa. “El hecho de que estemos en la frontera siempre lo hemos tenido en mente, de ahí que todos los años tengamos a un grupo portugués”. En esta ocasión será Galandum Galundaina, llegados desde Miranda do Douro, en el escenario y un alto porcentaje de visitantes sobre el patio de butacas. De momento, y es que la organización se plantea aumentar este carácter rayano. “Esperamos que en próximas ediciones Portugal tenga aún más protagonismo. Ya veremos si tenemos novedades para el año que viene…” adelanta con un halo de misterio. Mientras tanto, solo queda dejarse llevar por la forma más tradicional de cómo celebran, y asan las castañas, los carbajentos.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 11 =