Menú

Escenarios de la Raya, sinónimo de teatro

Escenarios de la Raya, sinónimo de teatro

EL ORIGEN DE LA TRADICIÓN TEATRAL EN LA ZONA SE REMONTA AL SIGLO XV, CUANDO LA IGLESIA PROHIBIÓ LAS REPRESENTACIONES EN LOS TEMPLOS

Hasta el popular y referido capitán Boycott sucumbió a los encantos del teatro rayano cuando, en mitad de una expedición por el río Tajo, desembarcó junto a sus hombres en la localidad transfronteriza de Alcántara. Allí lo agasajaron con una obra de teatro creada y representada exclusivamente para él. Y con ello dieron a demostrar qué supone -y cuánto valor tiene- este arte en la Raya.

“Alcántara ha vivido la tradición teatral desde siempre”, asegura Juani Santano, investigadora del teatro como arte local. Una afirmación que puede extrapolarse a todos los territorios de la Raya ya que fue la Orden de Alcántara uno de sus gérmenes (o combustible de continuidad). “Hay un documento de 1602 en el que las autoridades eclesiásticas denuncian a un obispillo porque, según los clérigos estudiantes lo habían hecho de una manera irreverente”, anota la experta aseverando que se dedicaron textos íntegros y concretos a dictar que los frailes no podían participar en farsas y comedias ni disfrazarse, “y que si querían hacerlo, que lo hicieran de manera piadosa”.

Precisamente esta cláusula fue la que permitió las primeras representaciones en el Conventual de San Benito con la escenificación de la vida de Jesús. Aún así, más allá de intentar terminar con la vida del teatro, las prohibiciones eclesiásticas fueron el verdadero germen de la afición teatral. “Fue entonces cuando salió a la calle”. La mujer detalla cómo los vecinos se acostumbraron a estas escenificaciones, y cómo poco a poco consiguieron su respaldo. “Y algo nos queda aún de eso porque nosotros, todos los vecinos de Alcántara, apoyamos el festival con la programación paralela”, defiende Santano.

Y es que la Off del Festival de Teatro Clásico de Alcántara, la cita que aliña el teatro con el turismo, cobra protagonismo gracias al centenar de vecinos que se involucran en hacer viajar al pueblo hasta el Siglo de Oro. Eso sí, no es el único. Valencia de Alcántara, por ejemplo, también puede presumir de estos vestigios en su tradición teatral con la involucración de los valencianos en la Boda Regia, la representación que aunando teatro e historia recrea la unión matrimonial entre la hija de los Reyes Católicos y el rey de Portugal. Y un largo etcétera de localidades ya que, como dice la investigadora, “es lo que nos ha quedado a nosotros, ese amor por el teatro y ese afán por participar”.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + doce =