Menú

La cantera de Juéllega, anfitriona del ‘Ángela Capdevielle’

La cantera de Juéllega, anfitriona del ‘Ángela Capdevielle’

POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, VALENCIA DE ALCÁNTARA ACOGE LA CELEBRACIÓN DEL FESTIVAL INFANTIL DE LA FEDERACIÓN EXTREMEÑA DE FOLKLORE

“Para nosotros es un orgullo”. Así define Nono Navas, presidente de Juéllega Extremeña, la experiencia de que, por primera vez en la historia, el Festival Infantil de Folklore ‘Ángela Capdevielle’ se celebre en Valencia de Alcántara. “Estamos seguros de que repercutirá en el pueblo ya que los 450 o 470 niños que se desplazarán lo harán con sus padres, madres y abuelos”.

Entre los componentes de Juéllega no hay nervios ni imprevistos de última hora. Navas explica que para ellos es una colaboración, que la organización de la décimo octava edición de esta muestra infantil, que tendrá lugar en la Plaza de Gregorio Bravo este sábado, día 6, corre a cargo de la propia Federación de Folklore Extremeño. Y que es un auténtico aliciente para seguir luchando por la supervivencia de este arte. “Un pueblo sin tradiciones es un pueblo sin identidad. No sería un pueblo, se perdería”.

En esta ocasión serán los 70 niños que conforman la cantera de Juéllega los que harán de anfitriones ante la docena de grupos que llegarán hasta Valencia de Alcántara este sábado. A partir de las 11:30 horas, compartirán una jornada de convivencia con grupos procedentes de Villafranca de los Barros, Calamonte, San Vicente de Alcántara y Almendralejo, mientras que los de Aliseda, Torreorgaz, Arroyo de la Luz, Plasencia, Talavera la Real, Cedillo y Holguera serán protagonistas de la tarde. Habrá actuaciones y desfiles para cuya puesta en escena se ha invertido ganas y tiempo a partes iguales, ya que, como bien resalta el presidente, “cuesta mucho trabajo porque son muy pequeños y en las clases se cansan rápido”. 

 

Una cita con la supervivencia

Navas recuerda que en esta cita participarán miembros de hasta 14 años, y que los más pequeñines no cuentan con más de dos primaveras. También que entre ellos se encuentran tanto niños como niñas, “aunque es cierto que chicos apenas hay, escasean en éste y en todos los grupos”. No obstante, presume de estar satisfecho. “La cantera es muy importante para todos los grupos de folklore.” – afirma – “Juéllega lleva 38 años, y en cierta medida ha sido posible gracias a la cantera que tuvo al principio”.

Él mismo narra como de pequeño no era una de sus actividades favoritas. “Por aquellos entonces yo no quería bailar porque era el único niño, pero mi madre era la presidenta y estaba obligado”, comenta en un tono chistoso. “Y mira ahora, soy el presidente”.

El presidente habla de una supervivencia y una puesta en valor por el folklore más tradicional. “Intentamos inculcar lo que son las tradiciones, la historia que se cuenta, te dicen unos y otros”, relata mientras pone de ejemplo el título de La Sartén, uno de los bailes más tradicionales en los años 50. “También, recuperar los bailes rayanos”, añade poniendo en valor la localización transfronteriza también en este nivel. Un hecho para el que se apoyan en la sabia de los mayores: “tenemos a una mujer con 82 años que sigue bailando”.

Y cuando le preguntan por la fórmula para conseguirlo, no duda. Lo tiene claro. El truco está en la esencia. “Somos de la opinión de que lo nuestro es nuestro, y es puro”.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 10 =