Menú

La cultura de la Raya, una pista del Tratado de Lisboa

La cultura de la Raya, una pista del Tratado de Lisboa

XEREZ EQUITUM ORGANIZA UNAS JORNADAS HISTÓRICAS PARA ANALIZAR LAS CONSECUENCIAS DE LAS FRONTERAS TERRITORIALES Y CULTURALES A LO LARGO DE LA HISTORIA

El Tratado de Lisboa de 1668 repartió suspiros de alivio que aún se sienten. Tras más de medio siglo, portugueses y españoles enfundaban espadas y descargaban ballestas firmando paz e independencia. Las fronteras perdían su carácter defensivo y se abrían al tránsito controlado y registrado de personas y mercancías, pero también de cultura y tradiciones.

Pocas fronteras han sido tan diluidas desde el punto de vista geográfico y, por el contrario, tan opacas desde el cultural. Lo cuenta el historiador y presidente de la asociación ‘Xerez Equitum’, Rogelio Segovia, al asegurar que “siempre ha habido un recelo por parte de Portugal ante el Reino de Castilla por miedo a una anexión, y en España durante muchísimo tiempo, ha habido un cierto desplante ante los vecinos portugueses”.

Foto: XEREZ EQUITUM.

Una situación que, tal y como él mismo describe, ha originado una fuerte separación artística, ideológica, política, e incluso militar, al mismo tiempo que ciertas filtraciones. “Sí que detectamos que hay muchos aspectos que unen a Extremadura y Portugal. Muchos más que unen que los que separan”, admite el historiador. Y que son tan cotidianos, que pasan desapercibidos para la ciudadanía, como la abundancia de chimeneas portuguesas u otros aspectos que son de puro sabor portugués aunque estén tan arraigados en las localidades transfronterizas. “A pesar de esa frontera política y, en ocasiones, mental, sí que ha habido un trasiego no oficial de personas, y con las personas lo que es la propia cultura popular entre un lugar y otro de la Raya”.

 

Influencias en la actualidad

Esta tesitura lleva a los vecinos de la Raya a necesitar ponerlos en evidencia, “tanto las separaciones como las inmensas uniones”. De ahí, que ‘Xerez Equitium’ dedique la tercera edición de sus jornadas históricas a la influencia de las fronteras con Portugal a lo largo de la historia. Se trata de un programa de ponencias y conferencias que celebrará, además, el 350 aniversario de la firma del Tratado de Lisboa, el documento que supuso la separación efectiva y definitiva del Reino de Portugal de la monarquía castellana. “Nos parecía que era necesario dedicarle estas jornadas, si no la guerra hispano-portuguesa en sí, a todas las fronteras que redujo entre España y Portugal desde el punto de vista cultural, artístico y de todo tipo”.

Así, el domingo 6 de octubre, el Conventual de San Agustín de Jerez de los Caballeros acogerá un ciclo de conferencias que expondrá a la ciudadanía las investigaciones llevadas a cabo por distintos historiadores y científicos, entre los que se encuentra el catedrático luso Nuno Miguel Rodrigues Tavares. Éste ofrecerá un análisis argumental desde la visión portuguesa de lo que supuso este tratado y ganar la independencia, “un aspecto que a mí me parece básico”, replica Segovia.

Foto: XEREZ EQUITUM.

Pero sin duda, el plato fuerte serán las tres ponencias que permitirán un examen más exhaustivo y en profundidad. La primera llegará de la mano del profesor de Historia Moderna de la Universidad de Extremadura, Miguel Ángel Melón Jiménez, al que le tomará el relevo Fernando Cortés y Cortés, director de la revista Estudios Extremeños y “especialista en lo que es las relaciones entre Extremadura y Portugal”. También participará el doctor en Historia y archivero de Zafra, José María Moreno González.

Sin duda, una oportunidad para descubrir la pista del Tratado de Lisboa en la cultura rayana que perdura en la actualidad.

¿Cuándo? – El domingo 6 de octubre.

¿Dónde? – En el Conventual de San Agustín, en Jerez de los Caballeros (Badajoz).

¿Cómo? – Gratuitas.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diecisiete =