Menú

Rosa Balas: “Tenía la ilusión de irme de Erasmus a Italia, y ese fue el principio del cambio radical de mi vida”

Rosa Balas: “Tenía la ilusión de irme de Erasmus a Italia, y ese fue el principio del cambio radical de mi vida”

CON FORMACIÓN EN DERECHO COMUNITARIO Y UNA AMPLIA EXPERIENCIA EN EL EXTRANJERO, ROSA BALAS ES LA ENCARGADA DE LAS RELACIONES DE EXTREMADURA CON EL RESTO DEL MUNDO

Se retrasa unos minutos. Irrumpe consciente de su demora, justificada por su asistencia a otro acto en la Asamblea de Extremadura. Pide disculpas, se retoca y toma asiento en su despacho, en la Dirección General de Acción Exterior. A través de esta cartera, Rosa Balas tiene las competencias de relaciones con la Unión Europea, la coordinación con la oficina de la Junta de Extremadura en Bruselas -sillón que ocupó durante un lustro- y la participación en el Comité de las Regiones. En definitiva, la carta de presentación de Extremadura a el mundo.

Entrevista a Rosa Balas, en su despacho en Mérida. Foto: Rayanos

– Formación en Derecho y Comercio Exterior y amplia experiencia en el extranjero. No había un perfil más idóneo para la Dirección General de Acción Exterior…

– La verdad es que mi vocación internacionalista ha estado siempre como muy definida, y ha ido incrementándose con los años. Yo siempre fui una persona muy tranquila, nunca salía de campamentos, pero cuando comencé la carrera tenía la ilusión de irme de Erasmus a Italia, y ese fue el principio del cambio radical de mi vida. El irme de Erasmus hizo despertar en mi carrera profesional, y en mí, una forma de vida diferente: tener un vínculo con Extremadura y con España, pero querer también trabajar y vivir en otros lugares. Soy parte de esa primera promoción de los planes nuevos, fui de la primera promoción del plan nuevo de Derecho que tenía Derecho de la Unión Europea. Y ahí ya vi claro que dentro de mi vocación internacionalista, el Derecho de la Unión Europea y todo lo que tenía que ver con el Derecho Comunitario era mi gran pasión. Y cuando terminé la carrera hice un master en Derecho de la Unión Europea que luego he ido complementando con otras formaciones de posgrado, pero la gran parte, o la importante, de esa vocación internacional viene de la parte de Derecho Comunitario.

 

– Entonces recomendaría como obligatorio irse de Erasmus, o vivir una experiencia en otro país.

– Creo que es una experiencia que debería ser, no sé si obligatoria, pero sí muy recomendable. Creo que además desde las administraciones públicas tenemos que fomentar ese entusiasmo e impulsar que nuestros jóvenes se vayan. Cuando uno se va a estudiar a otro país, yo siempre digo que uno aprende un idioma, pero además de aprender un idioma, aprende cómo siente un país, y eso ya se queda para siempre. Yo tengo mi doble corazón, partido primero con Italia, pero partido también con Portugal por el gran vínculo que tenemos por el trabajo que me ha permitido conocer mucho más a las personas. Y partido con Bélgica, donde he pasado muchos años. Esto hace que uno tenga la posibilidad de sentirse ciudadano de muchas partes del mundo, y tener la capacidad de saber que se pueden querer a muchos territorios y muchas personas independientemente de la nacionalidad, de la cultura y del pensamiento. Eso se consigue cuando uno sale, y cuando uno convive con otras personas en otros lugares.

Entrevista a Rosa Balas, en su despacho en Mérida. Foto: Rayanos

– Precisamente fue en Bélgica donde desarrolló una parte de su carrera, una de las muchas partes. ¿Se podría quedar con una en concreto?

– ¡Me cuesta trabajo! (ríe). Creo que cada parte tiene un algo especial, y un porqué especial. Pero sin duda, Bruselas. Igual que el irme de Erasmus me marca un antes y un después en mi vida personal, Bélgica también lo ha sido en mi carrera profesional. Para mí, el Derecho Comunitario era una pasión pero una parte es la teoría y otra parte es la práctica. Cuando uno llega a Bruselas y ve cómo todo sucede en Bruselas, cómo todo lo que sucede allí nos afecta a cada cosa que hacemos en nuestra vida, uno se da cuenta de cómo está en el corazón realmente de lo que pasa en la vida política y personal de los ciudadanos. Eso hizo que mi vínculo con Bruselas haya sido siempre permanente. He estado trabajando seis años allí, cinco en la oficina de la Junta de Extremadura en Bruselas y un año en el Parlamento Europeo. Eso te permite también tener conocimiento de cómo funcionan todas las instituciones, y cómo funciona una tan importante como es el Parlamento Europeo, la institución en la que reside la soberanía de los europeos y que nosotros elegimos cada cinco años en las elecciones. Es cierto que, en los periodos en los que no he estado trabajando en Bruselas, siempre he estado muy vinculada por mi trabajo con el Derecho Comunitario. Ahora, de una forma muy especial por ser miembro suplente del Comité de las Regiones del Presidente, algo que me permite estar casi todos los meses en Bruselas y ver cómo se participa en la vida política y en esa construcción europea.

 

– Y llega el año 2015, se reestructura el Ejecutivo regional y le toca a Rosa Balas este despacho. ¿Cómo recibió esa noticia?

– La recibí con muchísima ilusión porque empecé siendo becaria en la Dirección General de Acción Exterior. Yo terminé la carrera, hice el master de la Unión Europea y empecé haciendo las prácticas en esta Dirección General. Cuando el presidente de la Junta de Extremadura me propuso que fuese la Directora General de Acción Exterior, lo recibí con una ilusión inmensa. Primero porque era mi pasión, y además porque una parte muy grande de aquellos compañeros con los que empecé siendo becaria seguían trabajando en la Dirección General. Era volver a casa, con todo el bagaje que había adquirido estando en el exterior y pudiendo aplicarlo a mi trabajo, a poner en marcha acciones o medidas que te habían gustado o que veías que podías desarrollar ahora.

Estantería del despacho de Rosa Balas en Mérida. Foto: Rayanos

– Si ahora mismo se cruzase con un extremeño de a pie, ¿cómo le explicaría el trabajo que se hace en esta Dirección General?

– Efectivamente que todo lo relacionado con el exterior nos causa cierto rechazo en determinadas ocasiones porque es algo muy lejano, pero realmente la Acción Exterior está muy presente en la vida diaria. Desde la Acción Exterior llevamos las relaciones con la Unión Europea, que como decía, marcan y mejora nuestras vidas; toda la cooperación transfronteriza con Portugal; las relaciones con Iberoamérica, que son tan importantes, porque yo creo que si los extremeños tenemos dos elementos claros es que somos europeos y latinoamericanos, dos grandes elementos para sentirnos orgullosos. Y además, tenemos también las relaciones con toda la ciudadanía extremeña que está en el exterior y con el retorno. En esa parte de la internacionalización de la región en su sentido más amplio hay un papel clave que tienen las personas, por eso es tan importante ese contacto. Todo eso se conjuga y se coordina para que Extremadura tenga un posicionamiento en las instituciones, en el ámbito económico, institucional, cultural y social a través de la cooperación al desarrollo, y sea conocida en cada uno de esos ámbitos. Además, la Acción Exterior también hace que posiciones a Extremadura en el mundo, y todo lo que sucede en el mundo en Extremadura. Al final, las sociedades más desarrolladas son las sociedades más abiertas. Y ese es el papel que tiene Acción Exterior, que no solo se desarrolla desde Acción Exterior porque Acción Exterior es todo lo que hacemos fuera de nuestra región y de nuestro país, y que se hace desde departamentos como Turismo, Cultura, Agencia de Cooperación al Desarrollo, Extremadura Avante, etc. Y cómo conjuntamente nos coordinamos para que todas las acciones que hacemos fuera tengan muchísimo mayor impacto.

 

– Entonces, ¿no se podría decir que la institución clave para las relaciones con Portugal sería el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas?

– El Gabinete de Iniciativas Transfronterizas es un proyecto del Programa Interreg A-5 al que está adscrito la Dirección General, pero sin duda, el trabajo que ha hecho en estas últimas dos décadas el Gabinete de Iniciativas Transfronterias creo que es algo que es reconocido por todo el mundo. Y ha sido posible gracias al gran equipo que compone el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas, que cree en las relaciones transfronterizas, que quieren y sienten a Portugal, y se traduce en un trabajo incansable. Todas las personas que empiezan a realizar acciones con Portugal ya conocen al Gabinete de Iniciativas Transfronterizas, y todos aquellos que han colaborado y entablado relaciones con Portugal en los últimos años, saben lo que significa el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas y cómo con una llamada enseguida se pone en marcha la maquinaria. Mi mayor reconocimiento al trabajo que se hace desde el Gabinete, porque sin él no hubiera sido posible. Pero también hay que reconocer y poner muy en valor que el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas es fruto de Interreg, el programa que fue creado hace más de 27 años por la Unión Europea para financiar medidas, proyectos y políticas que consiguiesen eliminar las fronteras, que al final es el alma de la construcción europea. Europa tiene sentido en el momento en el que las fronteras comienzan a eliminarse. Esta iniciativa ha permitido financiar innumerables proyectos que van desde el ámbito educativo, cultural, sanitario y de las propias infraestructuras, para conseguir que esos posibles obstáculos aún se vayan eliminando y, sobre todo, que pasemos a una nueva cooperación en la que, ya no es a nivel institucional, sino que va mucho más allá. Y se hace con fondos europeos que ha permitido que eso vaya ganando a lo largo de todos estos años en las instituciones, en la Economía, en la Sociedad, en la Cultura extremeña, de Alentejo y de Centro, y de su conjunto, y que otros proyectos de cooperación transfronteriza sean posible. Probablemente, hace 15 años fuese imposible que dos instituciones tan importantes como la Agencia de Cooperación Extremeña al Desarrollo, y el Instituto Camões, que tiene las competencias para la cooperación al desarrollo en Portugal, conjuntamente trabajasen para desarrollar proyectos en otros lugares del mundo. Yo creo que eso ya es una cooperación de nueva generación, es dar un salto más. Nuestros territorios cooperan para hacer cooperación en otros lugares del mundo. Conjuntamente vamos a desarrollar proyectos para el Proceso de Paz en Colombia, fruto de ese fondo financiero que ha puesto la Unión Europea para fortalecer e impulsar el proyecto de paz; o ser capaces de que nuestras empresas colaboren para abordar mercados conjuntamente, con empresas portuguesas en todos los territorios lusófonos, pero también de habla hispana. Creo que ese es el gran cambio que hemos conseguido. Esa cooperación hace 15 años era impensable y hoy la hemos conseguido, en gran medida gracias a ese programa que significa Interreg.

Entrevista a Rosa Balas, en su despacho en Mérida. Foto: Rayanos

– Centrándonos un poco en las relaciones con Portugal, este Gabinete apoya y financia distintas actividades transfronterizas, como el Festival Internacional de Cine ‘Periferias’. ¿Qué requisitos deben cumplir a grosso modo?

– Nosotros apoyamos, primero, estableciendo las redes. Muchas veces la parte que nos demandan cuando nos vienen a solicitar ayudas y apoyo en nuevas organizaciones, asociaciones o fundaciones que quieren trabajar con Portugal es crear esas redes, y esas redes las tiene ya muy consolidadas el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas. Le damos ese asesoramiento de cómo se puede empezar a crear, de los primeros pasos para establecer una relación sólida, por ejemplo. Y en cuanto a financiación, tenemos unas actividades que financiamos a través de patrocinios como ferias que tienen un vínculo claro entre Extremadura y Portugal, o festivales en las que una presencia cultural muy importante sigue teniendo ese apoyo.

 

– Rosa, ¿considera que los extremeños somos afortunados por la localización que tiene Extremadura respecto a Portugal?

– Totalmente. Igual que decía antes que teníamos ese sentimiento de que somos europeos e iberoamericanos, también somos transfronterizos. A mí me encanta contar que hay un artículo en el Estatuto de Autonomía que tiene una definición preciosa de Extremadura. Dice que Extremadura es fronteriza, europea y americana, y creo que muy pocas regiones en Europa pueden tener esos tres ingredientes. Y nosotros la tenemos y creo que nos sentimos muy orgullosos. Hemos conseguido tener una relación de equilibrio entre Extremadura y Portugal, en la que entendemos que hacer las cosas supone obtener beneficios mutuos, y son equilibradas. Y ese sentimiento vemos también como va en aumento. Hay cuestiones en las que se ve muy bien con los datos, por ejemplo, con la enseñanza del portugués en las Escuelas Oficiales de Idioma y cómo dos tercios de los estudiantes están en Extremadura. Ten en cuenta que aprender una lengua conlleva mucho más que estudiar la gramática: que te guste su gastronomía, que te encante visitar el país, que tu lugar de destino de vacaciones sea Portugal, que el día que tengas libre te vayas a pasarlo a Portugal, que te interesas por la cultura, la literatura, la música portuguesa. Es mucho más que el hecho de ser capaces de entenderlo.

Entrevista a Rosa Balas, en su despacho en Mérida. Foto: Rayanos

– Es decir, ¡lo transfronterizo está de moda!

– Totalmente (ríe). Además, creo que Portugal está de moda. Afortunadamente para nosotros, que lo tenemos tan cerca, es el país de moda. Lisboa es la capital de moda, la nueva Berlín o la nueva Londres. Si alguien quiere irse un fin de semana, antes nos íbamos bastante sobre la marcha y ahora uno lo tiene que planificar porque la demanda es muy grande. Creo que es una suerte que la tengamos a poco más de dos horas.

Entrevista a Rosa Balas, en su despacho en Mérida. Foto: Rayanos

Su libro favorito: cualquiera de Isabel Allende.

Un sabor: soy una fan de los quesos, y especialmente de la torta.

– Un color: el azul añil.

Un paisaje: no puedo quedarme con uno, pero me encanta la dehesa en primavera.

Una canción: me gusta muchísimo la música italiana, lo confieso.

Un viaje: a Guatemala.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =