Menú

San Pedro de Alcántara fue rayano

San Pedro de Alcántara fue rayano

EL SACERDOTE E INVESTIGADOR JAIME MARTÍN GRADOS RECUERDA EL VÍNCULO DEL PATRÓN DE EXTREMADURA CON LA RAYA

“Yo siempre digo que Alcántara tiene tres grandes hitos representativos: el Puente Romano, la Orden de Alcántara y San Pedro de Alcántara”. Así de concluyente subraya el sacerdote e investigador Jaime Martín Grados el origen del patrón de Alcántara y de la Diócesis de Cáceres-Coria, y una de las figuras más destacadas de la religión cristiana. “Pero sobre todo, es la figura de San Pedro de Alcántara la que ha marcado la historia de Alcántara y la comarca”.

Juan de Garavito y Vilela de Sanabria, nombre real del que fuese beatificado y canonizado dos siglos después de su nacimiento y trayectoria como San Pedro de Alcántara, nació en 1499 en el seno de una familia hidalga, en Alcántara. Fundó el convento más pequeño del mundo, se convirtió en consejero de Santa Teresa de Jesús y fue el último religioso que confesó a Carlos V en su retiro de Yuste. Pero, sobre todo, viajó por España y Portugal, y generalmente a pie para dejar huella, física y epistolar por donde pasaba. “Sí es verdad que se va a estudiar a Salamanca pero toma hábito en Valencia de Alcántara”, resalta Grados, autor de una tesis sobre la vida del santo. “En San Pedro de los Majarretes, en un pueblo rayano. Al lado de la frontera”, subraya. “Es un personaje rayano”.

El sacerdote asegura que San Pedro de Alcántara formó parte de la historia de la frontera, que marcó la afinidad entre ambos países. “Ayudó a fomentar las relaciones entre la corona castellana y la corona portuguesa”, señala. De ahí que también marcase el relato de su pueblo natal, y sus vecinos. “Él nos ofrece el gentilicio de alcantarinos -gentilicio informal de Alcántara-, la rama Franciscana que él reforma”, explica el también cronista oficial de la localidad. “Y se convierte en nexo de unión entre muchas personas y muchos pueblos que lo llevamos dentro del corazón”.

Cuando habla del tiempo, Grados no duda. “Es cierto que el Puente Romano sigue cumpliendo su función como un hito comunicativo entre personas y pueblos”, anota. “Pero la figura de San Pedro de Alcántara es eterna”.

Sobre el autor

Esmeralda Torres

Periodista, extremeña. Amante de lo rural y de las historias callejeras.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 11 =