Menú

Tiempos de carnaval en Membrío

Tiempos de carnaval en Membrío

Por Flor Tejero

En Membrío, ya empieza a  oler a coles con buche. ¡Se acerca el Carnaval! Siempre tuvieron fama los carnavales de Membrio en la comarca… Aunque cada año que pasa, esta fiesta, como tantas otras cosas, se resiente, con la pérdida de nuestros mayores. Ellos son los que “sabían vivir el carnaval”, echarse a la calle, disfrazados con los “trapos” que encontraban por los baúles, cantar nuestras canciones típicas aderezadas con picardía y buen humor…

Mucho de esto se ha ido perdiendo en los últimos años, a medida que han ido desapareciendo las personas “emblemáticas” por su gracia y su humor incomparable, pero la vida sigue… y en Membrío, el carnaval sigue siendo una fecha de referencia en el calendario anual. Hay algo en el sentir de los membrilleros que los “echa a la calle” en esos días. Hay necesidad de volver a cantar las mismas canciones que hemos oído desde críos, y empezamos a rebuscar en nuestra memoria esas coplillas olvidadas que oíamos a nuestras madres y abuelas. Y digo madres y abuelas, porque, en esto, en el mantenimiento de los conocimientos populares y la cultura, han sido mayoritariamente las mujeres las que han llevado la delantera. Prueba de la importancia que siguen teniendo los carnavales en nuestro pueblo es que actualmente son los días declarados como fiesta local. ¡Lunes y Martes de Carnaval son días grandes en Membrío!.

El ambiente empieza a animarse con la cercana fiesta de “Las Candelas”. Una festividad religiosa en la que se conmemora la presentación del niño Jesús al templo.  Ese día se celebra la procesión en la que la Virgen con su niño en brazos, da una vuelta por la plaza, llevada por mujeres vestidas con el traje típico extremeño y mantilla. Y unos niños también ataviados con trajes típicos portan el bizcocho con el que se obsequia al señor cura, y unas palomas metidas en  cestas de mimbre, que luego serán soltadas. Son las palomas que la escritura decía que la Virgen presentó al templo. Como dice la canción que durante toda la procesión se va cantando, canción típica y propia de Membrío en ese día:

“La Virgen como era pobre,

no le ofrece a Dios cordero,

que le ofrece dos palomas,

según reza el Evangelio.”

La fiesta culmina con la presentación de los niños nacidos en el año, ante la Patrona de Membrío. Los niños son acogidos por el Sr cura, y elevados a los brazos de la Virgen. Una estampa emotiva y tierna, mientras el pueblo sigue cantando:

“El día de las Candelas,

el 2º de Febrero

Salió a misa nuestra Madre,

María Madre del Verbo.”

Como marca la tradición, en este día se produce también el cambio de la Mayordomía de la Virgen de Gracia, y con este motivo, la Mayordoma saliente, convida a los que han acompañado a la Virgen, vestidos con el traje regional, a tomar unos dulces, las riquísimas rosquillas “bañás”, las empanadas que con tanta fama se elaboran en Membrío y un chocolate caliente, para hacer más llevadero estos fríos invernales.

Carnaval en Membrío. Foto: Begoña Alfonso

Y aquí… empieza la parte “pagana”. Las mujeres vestidas con sus trajes regionales entre sorbo  y sorbo de chocolate caliente “van calentando las gargantas”… Y empiezan a cantarse las primeras “tonás” del carnaval membrillero. No en vano, según decían nuestras madres, las Candelas era el primer día en el que empezaban a vestirse las mozas con los refajos del carnaval. Y a partir de ahí, todos los Domingos sacaban un refajo nuevo, o se lo intercambiaban entre ellas, para no repetir…

Y es que para “hacer el carnaval” en Membrío, el auténtico, no hay que disfrazarse de máscara, hay que “terciarse” por los hombros un “pañuelo de cien colores” y una flor en el pelo, o un sombrero,  y “salir a cantar el Carnaval” por las calles:

“Desde la Calle Nueva me voy al Coso,

vete niña a lo cierto no a lo dudoso,

no a lo dudoso, no a lo dudoso,

desde la Calle Nueva, me voy al Coso”.

Y recorrer los bares, y juntarse con unos y otros, y que te “tiren” una coplilla pícara del carnaval, y responder con otra…. Suelen ser canciones de “pique”, canciones de “cortejo” entre hombres y mujeres, cuando los noviazgos se miraban por “clases sociales” que también las había en los pueblos.

“Anda diciendo tu madre,

que yo contigo no igualo,

eso será en el dinero,

porque en corazón te gano”.

Carnaval en Membrío. Foto: Begoña Alfonso

O se hacía referencia a la “reputación” de las señoritas, tan mirada en esos tiempos:

“A los hombres quererlos, pero con maña,

Que después de queridos, luego se alaban,

Luego se alaban, y van y dicen:

Aquella fue mi novia, yo no la quise”

Y es que muchas de las vivencias típicas de nuestros pueblos se han acompañado siempre con canciones. Así las “canciones  de  quintos”, otra costumbre extinguida en Membrío, al acabar el motivo que lo originaba: la jura de bandera y la incorporación a filas de los mozos.

“Porque me voy a Melilla

Me llaman el pobrecito

Como si Melilla fuera

Degolladero de quintos. “

Carnaval en Membrío. Foto: Begoña Alfonso

O cuando las mozas, salían al amanecer, con las primeras luces a “apañar bellotas” y se iban llamando unas a otras por las calles, cantando, las “canciones de las belloteras”:

“Apañando bellotas,

tu vareando,

Y de encina en encina

Me vas quedando..”

Hay muchísimas letras de estas coplillas, y otras muchas que ya se han perdido. Y es verdad que se cantan también por otros lugares, pero la entonación es distinta, y esta costumbre ya no se mantiene casi en ningún pueblo de la zona. “A cantar el carnaval”, se sale en Membrío… y todavía se sigue saliendo.

El día “gordo”, por excelencia era el Martes de Carnaval. Las mozas lucían sus mantones de manila y se salía “pidiendo los chorizos” de la reciente matanza y algún vasito de vino o aguardiente para animarse, mientras se iba cantando por las calles. Después con lo que se había recogido se juntaban a comérselo en alguna casa o en algún bar… y se organizaba una fiesta.

Posteriormente a estas costumbres se le han ido añadiendo otras, motivadas por el propio devenir de los tiempos y el cambio de los modos de vida.

Así en Membrio, el Carnaval, desde hace ya algunos años, empieza con “la Matanza popular” que se celebra el Sábado anterior al Lunes y el Martes de Carnaval, donde se recuperan las “formas de hacer tradicionales” cuando la matanza del cerdo, era un acontecimiento festivo que reunía a la familia, vecinos y amigos, a la vez que servía como un sustento significativo en la economía familiar.

El Domingo Gordo, es el “Concurso de carrozas”, en las que los vecinos, con gracia y picardía suelen representar alguna escena que pueda haber pasado en el año, o escenas típicas del pueblo…

El Lunes por la noche es el Concurso de disfraces, y el Martes, se adelanta el “Entierro de la Sardina”, aunque la fecha originariamente era el Miércoles de ceniza.

Si os animáis, en Membrio os esperamos desde el 10 al 13 de Febrero, porque…

“Estos carnavalitos, son pa nosotros,

los del año que viene, serán pa otros,

serán pa otros niña, serán pa otros,

y estos carnavalitos son pa nosotros”.

Sobre el autor

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =