Menú

Un puente sobre el Río Salor

Un puente sobre el Río Salor

Extremadura posee una extraordinaria riqueza natural y paisajística, además de una gran variedad de espacios protegidos entre los que se puede destacar el Parque Nacional de Monfragüe, el Parque Natural del Tajo Internacional o el de Cornalvo. Algunos de los enclaves de gran belleza que se encuentran en estas u otras zonas de nuestra región son visitados por un gran número de personas y aparecen en guías turísticas y de naturaleza, por el contrario otros pasan más desapercibidos y apenas son conocidos por un reducido número de visitantes.

Puente sobre el Río Salor. Foto: Leonardo Durán

En el  Parque Natural Tajo-Internacional existen también varios lugares con un elevado valor medioambiental que reciben a un buen número de amantes de la naturaleza, sin embargo a medida que nos vamos alejando de lo que se puede considerar el núcleo del parque hay lugares que apenas reciben visitantes. Una de las zonas más desconocidas de este espacio natural protegido es la parte que discurre a orillas del rio Salor, en este tramo podemos destacar, entre otros, el paraje que da inicio por el sur al Tajo-Internacional y que se encuentra entre los términos municipales de Herreruela y Brozas, exactamente en un tramo de la antigua carretera que bordea el rio a los dos lados y que se conecta por un puente de considerables dimensiones.

Puente sobre el Río Salor. Foto: Leonardo Durán

Este paraje destaca por varios aspectos:

A nivel natural nos encontramos ante una de las puertas de entrada del Parque Natural Tajo Internacional, donde puede observarse varios de los elementos que caracterizan el escarpado paisaje de los riberos con vegetación como encinas, alcornoques, enebros, lirios, cantuesos… y fauna como rapaces, buitres, cigüeñas, lagartos, cangrejos de rio y una amplia colonia de murciélagos.

A nivel patrimonial destaca en el lugar un puente construido sobre el siglo XIX para favorecer la comunicación en esta zona, es un puente de 5 arcos de sillería de granito y mampostería  de pizarra careada, con bóvedas de medio punto, tiene unos 19 metros de altura en su zona central y unos 100 metros de longitud, se encuentra en buen estado de conservación, aunque se observan algunas grietas especialmente en la parte de abajo.

Puente sobre el Río Salor. Foto: Juan Antonio Cotrina

 A pocos metros del puente nos encontramos las ruinas de un antiguo molino de harina y también una burrera, donde se guardaban las bestias que llevaban el grano hasta el río para molerlo. Posiblemente ambos sean del siglo XVIII, también pueden observarse restos de otras construcciones ya prácticamente desaparecidas.

A nivel etnográfico o cultural, este entorno tiene algunos aspectos a recalcar como el ya citado molino harinero donde también se puede observar los componentes que caracterizaban este tipo de construcciones; la burrera, la presa y restos de una canalización.

Molino en el Río Salor. Foto: Leonardo Durán

En los alrededores de este terreno también se encuentra vestigios de una de las cuevas que utilizaba “El Chico Cabrera” un bandolero famoso de la zona que vivió en el siglo XIX, un forajido que se dedicaba al contrabando, el robo del ganado y a otros delitos menores. En el curso del rio Salor que va desde esta zona hasta Membrio encontró el lugar ideal para refugiarse al ser un terreno angosto y de difícil acceso. Sobre este personaje existen varias leyendas, una de ellas señala este paraje como el lugar donde se produjo su muerte, tiroteado al intentar escapar de la Guardia Civil.

Río Salor. Foto: Leonardo Durán

Otro  hecho con una relativa  importancia cultural y etnográfica que se produjo en este sitio es el rodaje del primer cortometraje de ficción realizado en Extremadura (aproximadamente en el año 1928) la grabación, muestra el asalto y secuestro de varios hombres junto al puente del río Salor y su posterior liberación. Esta pequeña película fue rodada por Herminio Torres, un vecino de Brozas, amante de la fotografía y el cine y en ella participaron otra veintena de vecinos de la localidad. Más que por su valor artístico destaca por su importancia etnográfica y documental ya que es la primera referencia que se tiene en Extremadura de un cortometraje de ficción.

Es fundamental que tanto los ciudadanos como todas las administraciones sigan trabajando para mejorar y potenciar esta zona del Tajo-Internacional y reducir los factores que pueden impedir que los amantes de la naturaleza la disfruten como la alta contaminación del rio Salor, las dificultades de acceso, la falta de señalización, la ausencia de senderos…

Una de las mayores riquezas de Extremadura es la gran cantidad de paisajes desconocidos que pueblan toda nuestra región, es una responsabilidad de todos su conservación y difusión.

 

Sobre el autor

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 1 =