Suscríbete a nuestro boletín
19 jul 2019
RAYANOS

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

Castillos, murallas y fortalezas: un viaje por la Raya fortificada

Los objetivos de José María Ballester y Miguel Ángel Rodríguez Plaza han captado las más interesantes fortificaciones de la frontera entre Extremadura y Alentejo

Por Esmeralda Torres

18 junio 2019

Los castillos invitan a soñar. No son pocos los viajeros que cuando se acercan a alguna construcción imaginan cuentos que les relataban de pequeño historias de guerreros y princesas. Aquellos que empezaban por un érase una vez. Es el caso de Miguel Ángel Rodríguez Plaza, quien cuando ve “cuatro piedras, cierro los ojos y me traslado al centro de operaciones, a las historias de hadas y brujas, e imagino cómo eran los castillos”. Este fotógrafo pacense, junto a José María Ballester, firman Castillos en la Raya, la colección que invita a viajar por la Raya fortificada.

“En los siglos XVI y XVII no había radio ni televisión. Vivían aburridos, y algo tenían que contarse los criados. De ahí tantos cuentos y leyendas”, relata Rodríguez Plaza. Su tono de voz es grave y entusiasta, y sus manos están curtidas de enfoques y encuadres. Lleva toda una vida contemplando paisajes - y personas - a través del visor de varias Nikon, hasta el punto que posee su propio premio fotográfico. “Se llama Formas y cuenta 27 ediciones”, anota orgulloso. Y retoma la conversación de castillos, murallas y fortalezas. “Hace unos 20 años nos pidieron un catálogo de la frontera. El único requisito fue que participaran dos españoles y dos portugueses”. El demandante fue el mismísimo Ejecutivo regional, y la temática las fortificaciones de la Raya. “Son una de las joyas patrimoniales más importantes que tenemos aquí. No hay más que verlas y sentirlas”.

La emoción se apodera de la mirada del fotógrafo al recordar aquellos años en los que el resultado no se veía hasta que se revelaba la película. Por entonces ya se codeaba con Ballester, y ambos presumían de laboratorio en sus propias viviendas. “Porque todas las fotografías que ves aquí son analógicas”, resalta. Consiguieron que la organización les pagara “un poquitín de dietas” y pusieron rumbo a la Raya, de norte a sur y de este a oeste, dispuestos a fotografiar cada vestigio fortificado: Castelo de Vide, Zarza la Mayor, La Codosera, Campo Mayor y un largo (y más largo) etcétera.

“La Universidad Popular llevó esta colección por ahí por pueblos. Creo que también estuvo en las dos diputaciones y no sé dónde más”, añade justificando una ligera amnesia en su edad. “Terminó aquella faceta, la guardamos y ha estado en el sueño de nuestra memoria 20 años, hasta que me llamó José María para comentarme que por qué no la volvíamos a sacar para el Museo Etnográfico de Olivenza”. Y aceptó, exhibiéndose al público en la galería oliventina desde el pasado 30 de mayo.

El paso del tiempo

“Ver estas fotos, después de tantos años, me crea la necesidad de volver a visitar algunos castillos”, revela el artista. No es para menos. La desidia de algunas construcciones que puede apreciarse en varias imágenes despierta la preocupación por el estado de conservación de las construcciones. “En algunos sitios y curiosamente más en la zona portuguesa, se han esmerado en recuperarlos. En la parte española te encuentras de todo pero paulatinamente, poquito a poco, han ido trabajando en ellos para sacarles partido a nivel turístico”. Y cita como ejemplo el buen estado de conservación del Castillo de Luna o el de Piedrabuena, y en el lado opuesto al de Mayorga o el de Peñafiel.

La conversación avanza y Rodríguez Plaza confiesa su secreto. “De hecho, he vuelto a muchos y he colado a conciencia algunas fotografías que no son tan antiguas”, desvela señalando la pared en la que cuelgan sus obras. Entre ellas abundan las postales con nubes sobre las que destaca algún atardecer. Mientras las contempla admite que ha llegado a esperar una mañana “y parte de una tarde” a que una nube se moviera hasta colocarse sobre el castillo, desviando su atención al cuadro de la fortaleza de Juromenha. También, que “en mi última década empecé a buscar los contrastes, algo que rompiera la clásica postal”.

Lo que nadie consigue sonsacarle es cuál es su favorito. “Me da igual que sean cuatro piedras o una gran postal. Todos tienen su historia y todos tuvieron su momento”. Un momento en el que castillos y murallas hicieron de la Raya futura el más rico paraje de patrimonio fortificado.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.